HAE

La rabia es una enfermedad viral que afecta a los mamíferos de sangre caliente. El virus de la rabia afecta el sistema nervioso y causa inflamación del cerebro, lo que eventualmente resulta en la muerte. Una vez que aparecen los síntomas, la enfermedad casi siempre es fatal. Históricamente, los murciélagos han sido la principal fuente de exposición a la rabia, sin embargo, ahora se han encontrado zorrillos rabiosos en el condado de Larimer y se espera que sigan presentando un riesgo de rabia durante todo el año. Los murciélagos y las mofetas presentan la mayor preocupación por la rabia, pero cualquier mamífero de sangre caliente puede contraer la rabia. En el condado de Larimer, esto incluye mapaches, zorros, gatos e incluso bisontes. La mayoría de los murciélagos y mofetas no son portadores de la rabia y representan un riesgo mínimo para la salud si no hay contacto directo con las mascotas o las personas. 

La rabia se puede prevenir. Evite el contacto con animales salvajes y mantenga a las mascotas y animales al día con las vacunas contra la rabia. No hay tratamiento una vez que un animal o un ser humano muestran síntomas. La rabia es 100% prevenible, pero una vez que un ser humano o animal muestra síntomas, es casi 100% fatal. 

La exposición a la rabia debe tratarse de manera preventiva en humanos lo antes posible dentro de los 7 días posteriores a la exposición. Las mascotas y otros animales domésticos pueden protegerse de contraer esta enfermedad mediante la vacunación, pero no existe un tratamiento posterior a la exposición eficaz para los animales no vacunados. 

Recursos adicionales